El mercado del CBD – La amenaza para la industria farmacéutica

La industria farmacéutica es un negocio que factura cientos de billones de dólares por año y, como todo gran negocio que opera en la bolsa de valores, su principal interés son las ganancias derivadas de sus productos. En los últimos tiempos sus prácticas monopólicas han escalado a niveles alarmantes: precios exorbitantes, agresivas campañas que promueven el uso de medicamentos altamente adictivos, menoscabar sus efectos secundarios negativos, pagos bajo la mesa a médicos para que realicen prescripciones innecesarias, etc. Estas prácticas, sumado a la falta de efectividad de muchos de estos medicamentos (muchas veces sus efectos secundarios resultan peores que la enfermedad que deben curar) han llevado a los pacientes a buscar métodos alternativos que puedan tratar sus enfermedades de una forma más eficaz, segura y económica.

Esta industria se encuentra cada vez más amenazada por los beneficios terapéuticos que experimentan los pacientes de las más diversas enfermedades que pueden ser tratadas con los compuestos contenidos en la planta de cannabis. Beneficios que son conocidos por el ser humano desde hace miles de años y que, actualmente, están siendo comprobados por la comunidad científica y aceptados legalmente, a pesar de los esfuerzos de la industria farmacéutica por mantener a esta planta en la oscuridad ilegal del sistema.

Además de la efectividad terapéutica del cannabis y su ventaja económica con respecto a los fármacos, no hay que descontar el aspecto humano y ético que genera un rechazo de la población hacia ellos: en una época en la que varios estados de EEUU están demandando a compañías farmacéuticas por la crisis de los opioides al promocionar a este y a otros medicamentos de manera poco ética y hasta sobornando a médicos para recetarlos, el público en general está cada vez más abierto a la posibilidad de utilizar los beneficios del CBD para tratar sus afecciones de salud.

Sin dudas, una sustancia que actualmente no sólo se puede obtener legalmente en muchos estados de EEUU, sino que también los pacientes pueden cultivar en sus hogares y que además posee la capacidad de tratar efectivamente múltiples padecimientos, puede representar una amenaza económica para los grandes laboratorios. Y esto es debido a que los fármacos tradicionales están diseñados para tratar específicamente una sola enfermedad, pero a un costo muy alto tanto económico como para la salud.

Es muy probable que eventualmente la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) termine por legalizar el uso medicinal del cannabis y es lógico asumir que si millones de pacientes dejan de utilizar medicamentos de laboratorio y comienzan tratar a sus enfermedades mediante extractos de CBD que provengan de dispensarios o de sus propios hogares, las ganancias y las acciones de los laboratorios se verán afectadas drásticamente.

Efectividad del CBD en comparación con los medicamentos

Según recientes reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tratamiento con CBD no sólo tiene probada capacidad para tratar eficientemente un gran número de enfermedades, sino que no presenta potencial de abuso, dependencia o efectos secundarios de consideración.

El Instituto Nacional de Salud (NIH) de EEUU ha destacado, mediante estudios en células vivas de roedores, que muchos cannabinoides tienen la capacidad de ejercer efectos terapéuticos para el tratamiento del cáncer, dolores crónicos, convulsiones, epilepsia, esclerosis múltiple, trastornos mentales y de dependencia con otras drogas, entre muchos otros. Teniendo en cuenta que los medicamentos más vendidos son aquellos que se relacionan con el tratamiento del cáncer y los dolores crónicos, es interesante saber que estas dos condiciones pueden ser tratadas con gran efectividad por el CBD y sin ninguno de los efectos secundarios de los fármacos que ofrecen los laboratorios.

En ese mismo estudio se constató que el CBD tiene efectos anti-proliferativos en varios tipos de cáncer, inhibiendo la migración, adhesión e invasión de células de cáncer de pulmón, tiroides, linfomas, piel, páncreas, útero, mamas y próstata, entre otros. Es decir, se ha podido comprobar que el CBD es un potente inhibidor del crecimiento y propagación de diversos tipos de cáncer y que además es un gran estimulador del apetito, lo que genera una combinación perfecta para los pacientes que también reciben un tratamiento de quimioterapia radioactiva. Al ser tan efectivo y al no tener las contraindicaciones de los medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer, es muy probable que una legalización del CBD tenga repercusiones considerables con respecto a la comercialización de estos fármacos.

Con respecto a la capacidad sedativa del CBD, un informe financiado por el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA) de EEUU ha sugerido que una reducción del número de prescripciones de opioides, así como el número de pacientes que ingresan a centros especializados para tratar su adicción a ellos, está relacionado con las leyes actuales sobre el uso medicinal del CBD en muchos estados. Si se llegara a aprobar completamente su uso, esto seguramente afectaría a la venta de opioides que producen verdaderos estragos en la salud de millones de norteamericanos en la actualidad, al ofrecerle a los pacientes con dolores crónicos una alternativa mucho más eficaz y segura para tratar esta condición.

Existen cientos de medicamentos costosos que son aprobados y recetados diariamente para tratar las mismas enfermedades que pueden ser tratadas eficientemente con el CBD pero que, por lo general, involucran efectos secundarios tan negativos como: pérdida de peso y cabello, dependencia, vómitos, náuseas, diarrea, dolores de estómago, etc. Aquí se ve representada la amenaza del CBD con respecto a la industria farmacéutica ya que puede tratar las mismas enfermedades que los medicamentos, pero con el beneficio extra de no generar ninguno de los potenciales efectos negativos sobre la salud del paciente.

Los terpenos y los beneficios del efecto séquito

Una tendencia que están exponiendo con mayor frecuencia los promotores del CBD como sustancia medicinal está relacionada con los beneficios que se obtienen a través del llamado efecto séquito, que es la interacción de todo el conjunto de compuestos presentes en la planta de cannabis. A diferencia del uso exclusivo de ciertos cannabinoides como el THC y el CBD, la utilización en conjunto de todos los compuestos que contiene la planta de cannabis está comprobado que actúan de una manera más eficaz y completa, potenciando los beneficios terapéuticos de la planta.

Los terpenos son compuestos orgánicos aromáticos que se encuentran en todas las plantas y su sinergia con los cannabinoides ofrecen la posibilidad de aumentar los efectos terapéuticos de la planta de cannabis. Esto es algo positivo ya que se requerirían dosis más bajas que si se utilizaran extractos aislados de CBD. Además, se estimulan los sentidos del olfato y del sabor que no hay que descontar ya que están ligados con la aromaterapia, un método ancestral de curación que es sano y natural.

Entre los terpenos con propiedades más conocidos encontramos al Mirceno, este es el terpeno que más abunda en la planta de cannabis y posee propiedades medicinales para la curación de dolores y la reducción de la inflamación. El Limoneno, de fragancia cítrica, es el segundo terpeno en cuanto a concentración en la planta y otorga beneficios terapéuticos para tratar la depresión y la ansiedad; además es un inmunoestimulante, antitumoral y antibacteriano. El Pineno, cuyo olor es similar al de los pinos, tiene la capacidad de ser expectorante, broncodilatador, antiinflamatorio y antiséptico.

En definitiva, los beneficios terapéuticos de la planta de cannabis son innegables y solo es cuestión de tiempo para que sus estudios científicos sean aprobados y financiados para poder finalmente legalizar su uso medicinal. Cómo puede llegar a afectar este estatus legal a la industria farmacéutica es aún especulativo, pero es prudente asumir que si la gente reconoce y elige la miríada de efectos positivos al recibir un tratamiento medicinal más seguro, efectivo y completo a través de los componentes de la planta de cannabis, entonces muchos medicamentos actuales que son muy caros y producen tantos efectos negativos para la salud verán una reducción en sus ventas.

Seguramente la lógica de los laboratorios será el producir medicamentos basados en extractos puros de CBD y THC, pero no podrán competir con la posibilidad que tienen las personas de acceder a esos mismos compuestos mediante una extracción casera o de dispensario directamente de la planta, aprovechando así todos sus beneficios.

Publicado por Ana Perez

Soy escritora freelancer de Argentina, nacida en 1979. Llevo años investigando y estudiando sobre los efectos y las cualidades que ofrece la planta del cannabis y sus beneficios para la salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: