Qué es el Cannabidiol?

El cannabidiol (CBD) es uno de los cannabinoides más conocidos e identificados con la industria del cannabis en general, y con el cáñamo en particular, ya que es sustancia producida por la planta de cannabis.

Junto con el THC, el cannabidiol es uno de los principales cannabinoides que interactúan con el sistema endocannabinoide del cuerpo humano. Gracias a sus enormes propiedades terapéuticas y sus escasos efectos adversos, el CBD probablemente sea una de las sustancias medicinales más seguras y efectivas conocidas por el hombre.

Su eficacia a la hora de tratar múltiples enfermedades y de proveer una sensación de bienestar general están siendo actualmente muy estudiadas y reconocidas por la ciencia médica. 

Importantes características del CBD

El CBD es un cannabinoide no psicoactivo, por lo que no produce efectos eufóricos que alteren la conciencia, como ocurre al consumir productos ricos en THC.

Es una sustancia que no posee efectos adversos de consideración, lo que lo pone en ventaja en relación con las medicinas de laboratorio.

Cuando se consume directamente de la planta crea un correcto balance con el THC, reduciendo la ansiedad que este genera en algunos usuarios.

Entre sus efectos terapéuticos se pueden encontrar beneficios para el tratamiento de la epilepsia, el cáncer, dolores crónicos, espasmos, psicosis, entre muchos otros.

Además, estudios han comprobado que puede ayudar a generar un saludable balance en el sistema inmunológico, fortaleciendo las capacidades auto curativas del cuerpo humano.

Se debe destacar también que es un compuesto que no genera dependencia, como tampoco potencial de abuso.

Definitivamente se trata de una sustancia muy segura y efectiva no sólo para tratar diferentes tipos de enfermedades, sino para mejorar la calidad de vida de las personas en general.

Extracción y formas de administración

El CBD puede extraerse directamente de la planta de cannabis utilizando métodos tales como el CO2, el etanol y diversos tipos de aceites.

El extracto puede ser entonces administrado mediante diferentes medios: vaporización, absorción sublingual, ingestión, tópicos dermales, entre otros. Esto le permite al usuario elegir el método que más se adecue a sus necesidades y preferencias.

En cuanto a la dosificación, esta depende de las necesidades del individuo.

Los efectos terapéuticos están determinados no solo por la cantidad administrada, sino por las condiciones de salud, la tolerancia del usuario, la forma de administración y la enfermedad a tratar.

Otro factor que influye en la dosificación es la potencia del CBD. Este varía dependiendo si se trata de una extracción casera, de un dispensario o producto de un laboratorio, como lo es el Epidiolex.

Invento argentino – Máquina de extracción casero de aceite derivado de cannabis

Biosíntesis del CBD

La biosíntesis del CBD comienza en los terpenos de la planta de cannabis como el isopreno y el ácido mevalónico. Luego, a partir de variaciones estructurales dentro de la planta, se genera la formación de los fitocannabinoides intermedios ácido cannabigerólico, o CBGA.

Específicamente hablando, este proceso comienza cuando una enzima favorece la combinación de dos moléculas orgánicas, el pirofosfato de geranilo y el ácido olivetólico.

Luego, a través de la reacción de una enzima sintasa, estas moléculas generan el CBDA, o ácido cannabidiólico.

Cuando este ácido presente en la planta fresca recibe el calor suficiente, se libera una molécula de dióxido de carbono y se produce la descarboxilación.

El Cannabidiol (CBD) es uno de los fitocannabinoides que se encuentra en la planta de cannabis. Tiene importantes beneficios terapéuticos según múltiples fuentes científicas y médicas.Desde el 2013, el servicio de los institutos nacionales de la salud (Pub Med) ha incluido más de 1100 estudios sobre este componente.
El Cannabidiol, no produce efectos psicoactivos, sino que, en realidad, puede contrarrestar la psicoactividad del THC (tetrahidrocannabinol).

Con este proceso se activa el estado farmacológico del CBD. Mientras que el THC busca unirse con los receptores CB1 y CB2, produciendo su característico efecto psicoactivo, el CBD interactúa con muchos otros receptores del sistema endocannabinoide.

A pesar de no generar un estado psicoactivo, el CBD es un potente compuesto que genera múltiples beneficios terapéuticos para la salud de las personas.

Su potencial para combatir el cáncer

Muchos estudios realizados por los Institutos Nacionales de la Salud (NHI) de EEUU han demostrado que los cannabinoides pueden tener un considerable efecto inhibitorio en la proliferación de las células del cáncer.

En estos estudios se observó la capacidad del CBD para generar la apoptosis –muerte celular programada- e inhibir la metástasis en diferentes tipos de tumores.

En 2007, el Dr Sean McAllister presentó estudios detallados de cómo el CBD mata células de cáncer al inactivar la expresión del gen ID-1.

Otros estudios realizados en 2009 han determinado que la activación del sistema endocannabinoide reduce el desarrollo de varios tipos de cáncer. Más recientemente se ha comprobado que una combinación de THC y CBD han logrado reducir hasta en un 50% el cáncer de melanoma.

Hasta que su uso para el tratamiento del cáncer sea completamente legalizado, el CBD es un gran aliado para pacientes con tratamiento oncológico ya que aumenta el apetito, calma las náuseas, reduce el dolor y la caída del cabello. A diferencia de métodos agresivos para tratar al cáncer como la quimioterapia y la radioterapia, el CBD es un tratamiento que demuestra ser mucho más efectivo, seguro y natural.

A %d blogueros les gusta esto: